montar un trío

Una tentación para los tres

La palabra tríos siempre ha sido una tentación. Un deseo, oculto. Para unos pocos. Sale todavía de lo establecido por la sociedad. No es algo normalizado, aunque a muchos les provoca tentación.

Es un deseo. Una fantasía sexual para muchos oculta pero que tal vez en otra circunstancia de sus vidas no tendrían inconveniente en cumplir. La palabra no es ajena pero poco se pronuncia.

Sin embargo hay casos de parejas que hicieron tríos. Experiencias en las que conviene mejor dejarse llevar por el instinto antes que caer en la desesperación ansiosa de hacer lo mejor en ese momento.

No se trata de demostrar cuan buen amante puede ser uno en la cama o cuanto deseo sentimos por aquella otra mujer. Lo importante es tener claro que se trata de un juego sexual apasionado y sin limitaciones y que puede funcionar, pero también puede que no funcione. En la práctica sexual convencional también es así.

Lo cierto es que cuando se trata de un trío debemos actuar de la misma manera. Intentar ser delicados, cuidadosos y limpios pero también protegerse. Es muy importante eso. No solo en el caso de la penetración, también a la hora de las felaciones o cuando haya que lamer el clítoris de alguna de las participantes de este festival de carne y deseo.

Muy importante será que dejemos las cosas claras desde el principio. Si queréis incluso que la palabra trío no se vuelva a mencionar delante de otras personas conocidas por vosotros tres.

Despertar la confianza es muy importante. Además que no hay prisa. Elegir un lugar tranquilo, sosegado. Incluso vendría mejor programar un viaje para los tres.

Podéis tomarlo como una interesante experiencia de iniciación a la vida sexual incluso. Y si eres una tía y resulta que te gustan dos tíos pues no te cortes. Puede ser una bella manera de educar a tu sexualidad sobre todo si estás en una etapa de dudas y descubrimientos.

A veces ocurre que cuando una tía está indecisa entre dos tíos, la idea se le pasa por la cabeza. Y si la circunstancia en ese sentido se amolda a lo que una quiere o simplemente la ocasión surge no hay que verlo como algo malo, sino como un paso que se ha dado en materia de sexo.

Lo más probable es que si se da esa circunstancia quede ahí solamente, aunque nunca se sabe. El plato se puede volver a repetir. Y si encima además gusta mucho con mayor razón.

Pero nada tiene que ser forzado. Y todo hay que entenderlo, incluso a la gente que a pesar de estar de acuerdo para hacer un trío al final se echó para atrás. Y es que en temas de sexualidad nadie debe juzgar. Uno afronta su sexo como mejor puede. Quienes hacen lo que les place tal vez tengan una mente más abierta pero no por eso son mejores.

Hacer tríos siempre va a ser una opción. Una alternativa. Una idea que está sobre la mesa. Una auténtica tentación de tres, evidentemente.